Pacífico Sur 

Naturaleza nocturna – una tijuareta se acerca
imitando cien bailes, danzas de hadas
los cielos cantan, la perseguida llamada esperanza
desespera. Recoge tres diminutas alas
y vuela.

Cosquillean los grillos mi amanecer sin nubes.
Llueve. Escasas nieblas duermen bajo el encanto de hechiceros
Magos ciegos. Vestidos en túnicas relampagueantes al crepúsculo.
Están en pie bajo el prado gris. Llovizna moribunda sumerge junto a mil presentimientos.
Mi ente… mientes.
Quisiera subir hacia… no, no hacia arriba. Mientes. Los magos no ven ni pueden hablar.
Florescentes son las barrocas guirnaldas – el oleaje avanza
diminuta es la lluvia, ritardando,
una fuga transparente, (Bach) ilumina el prado inalcanzable.

El astro de todas las vidas surte luces bajo el aire.
Las alas se llaman mentira, muerte y fantasía.
Pero la lluvia cesa la esperanza cesa
los magos no respiran no ven guardan mil historias
y no hablan persiguen con su mirada irreal
cómo la gota llamada fe desaparece bajo mi suelo pedregoso.
El mar no perdona. Continuas olas golpean. No hay compasión hoy.

La mañana invade una isla solitaria
mi isla entre olas. Sin lluvia.
Rapa nui.

24/07

19:30